Cultura Biotec

|

El blog (no solo) biotecnológico de Elena F. Guiral

Posts Tagged ‘FDA’

La cara soleada de Washington también es Agrobiotec

Friday, November 16th, 2012

Elena F. Guiral

Para la mayoría de los mortales Seattle en particular y el estado de Washington en general es sinónimo de café, grunge, Nirvana (si eres mayor de 30), la saga Eclipse (si eres menor de 30)… y lluvia. Pero pocos saben que este estado cuenta también con un lado agrícola y soleado al otro lado de las Cascade Mountains.

Con 300 días de sol al año, veranos cálidos, la misma latitud que las más prestigiosas zonas vinícolas francesas y  abundante agua procedente del río Columbia, un paraíso agrícola nos espera casi en el fin del mundo.

No en vano el Estado de Washington produce el 50% de las manzanas de EE.UU. y es también uno de los principales productores de patata, junto con Oregon y Idaho. Y es aquí donde entra en escena nuestro protagonista de hoy, Linhai Zhang, investigador de la USDA-ARS & Washington State University, afincado actualmente en Prosser.

Linhai, nació en China, pero ha desarrollado toda su carrera académica y profesional en EE. UU., aun sin perder el vínculo con su país natal. De hecho es profesor adjunto de la Academia China de Agricultura Tropical, por lo que está a caballo entre las dos principales potencias agrobiotec del mundo.

Aunque ha desarrollado su trabajo como investigador en diversos cultivos, es la patata quien robó su corazón, profesionalmente hablando, hace ya más de una década. En la actualidad trabaja en la investigación de las enfermedades más comunes de este cultivo, concretamente en el nematodo Root-Knot, Meloidogyne chitwood, presente en el valle del río Columbia en Washington y Oregón.

Los nematodos son pequeños quistes que se encuentran en general en las raíces con forma de globo y suponen una disminución de crecimiento del cultivo ya que al atacar las raíces de la planta inciden en una disminución de la absorción de agua y minerales.

Las patatas infectadas muestran una superficie rugosa y con quistes. En el interior, los nematodos producen manchas marrones que desaparecen durante su cocción.

La FDA americana, el equivalente al Ministerio de Agricultura español, no permite nematodos en patatas para procesado. Si alrededor del 15% de las patatas de un campo de cultivo están infectadas, la producción completa será rechazada. Dependiendo del precio de las patatas en el mercado las pérdidas podrían superar los 5.000 dólares por hectárea, según datos de la Universidad de Oregón.

Tradicionalmente esta enfermedad se ha tratado con nematicidas químicos, pero su riesgo medioambiental y sanitario podría suspender en un futuro cercano su utilización por parte de las autoridades. Otra de las alternativas es la rotación de cultivos, pero resulta complicado encontrar cultivos alternativos y rentables a la patata.

En su búsqueda de soluciones a esta enfermedad, Linhai trabaja tanto con técnicas de mejora tradicional como biología molecular, siguiendo el proceso de su trabajo desde el laboratorio hasta el campo de cultivo. En la actualidad también se encuentra desarrollando proyectos para mejorar las cualidades nutritivas de la patata y aumentar su contenido en anti oxidantes.

Las investigaciones del equipo de Linhai, que lleva a cabo en colaboración con la Washington State University, están a disposición tanto de entidades públicas como privadas, pero benefician especialmente a las pequeñas y medianas empresas que no tienen la capacidad de desarrollar sus proyectos de I+D+I de forma autónoma.

Pero Linhai trabaja en uno de los Estados más verdes de Norteamérica, por ello tenía curiosidad por saber si su trabajo se ha visto afectado por campañas activistas. “De ningún modo, aquí conviven en armonía las patatas para procesado con variedades de patata ecológica, como la color potato, una variedad de color púrpura” Con un tamaño algo menor esta patata se encuentra con frecuencia en los farmers markets, mercadillos semanales, a los que los seattlelitas son tan aficionados.

Esta tubércula y pacífica convivencia es un ejemplo a pequeña escala de un macro país que en el que el más del 80% de la soja y el maíz cultivado ha sido modificado genéticamente, pero que cuenta con un poderoso mercado alternativo de alimentos ecológicos, con retailers como Whole Foods como el mejor ejemplo.

En los últimos tiempos han surgido algunas voces que piden el etiquetado de todos los alimentos producidos a partir de semillas modificadas genéticamente, algo con lo que este investigador se muestra de acuerdo. “Es un derecho del consumidor y hay que respetarlo”.

Pero tan claro como que la convivencia es posible es su certeza de que la biotecnología agrícola cuenta con unos beneficios indiscutibles. “El siglo XXI nos impone retos complicados, con la necesidad de conservar al máximo nuestros escasos naturales. Aquí las nuevas tecnologías juegan un papel clave”.

Ver la luz al final del túnel

Monday, November 29th, 2010

Sara Pérez Jerónimo

Periodista

Apenas hace un mes, Estados Unidos decidió abrir la puerta a la investigación con células madre embrionarias. La primera afortunada en obtener el visto bueno de la Food and Drugs Administration (FDA) fue la empresa biofarmacéutica Geron Corporate, encargada de llevar a cabo un tratamiento experimental destinado a pacientes con lesiones medulares y del que aún no conocemos los primeros resultados.

Ahora le ha llegado el turno a Advanced Cell Technology (ACT). La empresa acaba de recibir luz verde por parte de la FDA para comenzar una terapia sin precedentes con 12 enfermos afectados por dos retinopatías: la enfermedad de Stargardt y la degeneración macular.

La enfermedad de Stargardt es una afección congénita de carácter hereditario que habitualmente se manifiesta en la infancia o en la adolescencia. Los síntomas comienzan con una leve y progresiva disminución de la visión cuyo desenlace no podía ser más dramático, conduciendo a la persona lentamente por un sendero sin salida que en muchos casos termina en ceguera.

Hoy en día aún no tiene una cura. “En la actualidad, no existe ningún tratamiento contra la enfermedad de Stargardt” aseguró el doctor Robert Lanza, responsable científico de ACT.

Por su parte, la degeneración macular es una de las principales causas de ceguera en ancianos, con cifras que superan los 30 millones de afectados en todo el mundo. La enfermedad afecta directamente a la mácula, la parte del ojo encargada de la agudeza visual central, destruyendo lentamente sus células y provocando un deterioro de la visión irreversible.

El reto es complicado: transformar las células madre embrionarias en células del epitelio pigmentario de la retina. Es importante recordar el importante papel de este tipo de células para la investigación y el futuro de la medicina. Y es que las células madre embrionarias son las únicas con capacidad de multiplicarse de forma ilimitada y de transformarse en cualquier otra célula del cuerpo. Su potencial a la hora de tratar enfermedades hasta el momento sin cura es enorme.

“Las células del epitelio reciben la luz en el ojo y lógicamente, son fundamentales para la visión. Las investigaciones que hemos realizado con animales nos han permitido lograr una mejora del 100% del rendimiento visual sin ningún tipo de efecto secundario” aseguró Lanza.

El comienzo de estas pruebas clínicas marca un antes y un después. “Las generaciones futuras verán este momento como uno de los más emocionantes en la historia de la medicina. El campo de la medicina regenerativa está a punto de tomar nuevos rumbos gracias a la terapia con células madre embrionarias para tratamientos concretos que cambiarán la vida de millones de personas en el mundo” subrayó William M. Caldwell, presidente y consejero delegado de ACT.

En los últimos años, la investigación y la biotecnología aplicada a la medicina están haciendo historia. Sin embargo, la sociedad no avanza al mismo compás y aún son muchas las trabas con las que se ha de enfrentar día a día la investigación con células madre embrionarias. Dilemas morales y éticos sin sentido, sobre todo cuando estamos en un terreno de juego en el que se enfrentan cara a cara la vida y la muerte, la luz y la oscuridad, la salud y la enfermedad. Tal vez muy pronto, la oscuridad de paso a la esperanza, y de nuevo, muchos enfermos puedan ver la luz al final del túnel.

El dilema del salmón transgénico

Tuesday, November 23rd, 2010

Sara Pérez Jerónimo

Periodista

El salmón transgénico, hijo predilecto de la empresa AquaBounty Technologies, podría convertirse en el primer animal modificado genéticamente del mercado estadounidense. Esta hipótesis lleva ya un tiempo correteando por los pasillos de la Food and Drugs Administration, la encargada de dar luz verde al animalito, pero aún es un asunto que se encuentra en el aire.

Tras diez años de espera, AquaBounty Technologies, que ya veía la luz al final del túnel como si de un cartel de neón se tratase, tendrá que seguir esperando. La  FDA ha dado marcha atrás como los cangrejos, posponiendo su decisión una vez más. ¿El motivo? La presentación un estudio realizado por expertos e investigadores independientes, que aseguran que los datos científicos que aporta la empresa son insuficientes para garantizar la inocuidad del “pececito”. Y es que para muchos, este salmón dista mucho de la imagen  inocente que ofrece a simple vista. 

De este modo, la seriedad de la FDA queda en entredicho. Como si el salmón transgénico fuera una marioneta sujeta de mil hilos, mantiene un tira y afloja ante la decisión final de aprobarlo o no. Primero fue un “quizás”, luego una respuesta cercana al  “si” y ahora un “de momento no”.

Pese a que publicaciones como Time, han considerado el desarrollo del salmón modificado genéticamente, como uno de los grandes hallazgos del año, las opiniones y críticas sobre el tema se multiplican, como si estuviésemos ante un particular caso de la parábola de los panes y los peces.

Sin ir más lejos, Science, todo un referente científico, se ha lanzado a plasmar su opinión sobre el tema, poniendo en tela de juicio el ritual de la FDA para aceptar los métodos seguidos por AquaBounty, asegurando que no se han realizado las pruebas oportunas para garantizar su seguridad.

El salmón transgénico es el resultado de una probeta en la que se han mezclado genes de dos especies distintas muy distintas, el salmón chinook y el Zoarces Americanus, un pez muy similar a la anguila.

Un cóctel de hormona del crecimiento.  Así, se ha conseguido que el “pececito” sea capaz de alcanzar en tan sólo un año y medio, la dimensión de un salmón normal de tres años. Esto implicaría toda una revolución en el mercado,  reduciendo la inversión a la hora de comercializarlo. 

Sin embargo, aun no se ha determinado si afectaría de algún modo al entorno natural.  Algunos de los puntos más conflictivos de cara a su aprobación son las posibles consecuencias del salmón en el ecosistema, la cadena trófica o el consumo.  Y es que la FDA ha hecho la vista gorda y se ha limitado a evaluar los riesgos del “pececito” comparándolo con la especie convencional, por lo que se ha determinado que no existe ningún riesgo para la salud.

Algo que contrasta con la visión de los propios investigadores implicados en el desarrollo de este tipo de salmón, que aseguran tan campantes que pese a que es poco probable, si un ejemplar modificado genéticamente llegase a mar abierto, podrían darse casos de transferencia genética.

La FDA no se pilla los dedos y ya ha puesto límites. El salmón transgénico está abocado a la vida en cautividad y sólo podrá criarse en piscifactorías lejanas a la “libertad acuática”.

Por su parte, la aprobación del salmón transgénico en Europa estará sujeta una vez más al veredicto de la EFSA. Según Josep Casacuberta, miembro del organismo, la EFSA dejará de lado toda especulación gratuita y se basará solo en análisis científicos que evalúen el riesgo que pueda derivarse de su consumo.

Para muchos una revolución, para otros un peligro. Lo cierto es que la sombra del salmón transgénico planea alto y fuerte. La resolución de la FDA es una decisión complicada, pero sin duda, sin precedentes, marcando un antes y un después en materia de animales modificados genéticamente. Sin embargo, hasta entonces aun nos queda tiempo de conocer en persona al famoso “pececito”.

Something’s fishy, la declaración de intenciones de Ben & Jerry’s

Sin comerlo ni beberlo, la archiconocida marca de helados Ben & Jerry’s se declarado abiertamente contraria a la posible autorización para la comercialización del salmón transgénico.  Pero… ¿qué tiene que ver un salmón en la fabricación de unos ricos y caros helados? Mi respuesta es que nada en absoluto.

Sin embargo, bajo el lema, Something’s Fishy, la empresa estadounidense clama a los cuatro vientos su postura contraria al uso de animales modificados genéticamente en materia de producción de alimentos y marca las distancias ante el posible desarrollo científico de otros animales, como por ejemplo la vaca, algo que comienza a ser un poco más coherente con su línea de producción.

Recordemos que la leche es la fuente principal que se utiliza en la producción de sus helados. De este modo, Ben & Jerry’s se ha desmarcado de cualquier vínculo que pueda asociarles a esta idea, asegurando que jamás utilizará leche que provenga de este tipo de animales.

No obstante, yo me pregunto, ¿Ben & Jerry’s no ha sucumbido demasiado pronto a una “amenaza” que no tenía nada que ver y no venía al caso?

Las células madre se coronan como nuevo hito en la historia de la medicina

Friday, October 22nd, 2010

Sara Pérez Jerónimo

Periodista

Se abre un hilo de luz y esperanza para millones de enfermos. Pese a que el tema continua inmerso en un polémico debate ético- legal, Estados Unidos ha decidido ir más allá en materia de investigación con células madre embrionarias, comenzando el primer ensayo clínico en humanos.

Geron Corporate, empresa biofarmacéutica estadounidense, ha sido la afortunada en obtener la primera autorización sanitaria de la Food and Drugs Administration (FDA) para llevar a cabo la primera fase de este ensayo, cuya misión inicial es evaluar la seguridad y tolerancia del tratamiento a lo largo de un año. Además, se comprobará su posible eficacia a la hora de regenerar la médula espinal.

Como si de la ruleta rusa se tratase, todo el proceso está sujeto a una inyección, por  la cual se administrará al paciente en el lugar del daño en la médula espinal un cultivo de un determinado tipo de células del sistema nervioso que contienen precursores de oligodendrocitos.

Los oligodendrocitos son los encargados de producir la mielina, es decir, la vaina aislante que rodea los axones de las neuronas, encargados de conducir los impulsos eléctricos entre las células.

En los primeros ensayos, llevados a cabo con animales, estas células alcanzaron el lugar de la lesión, transformándose en oligodendrocitos funcionales que permitieron logar una mejora considerable de los problemas locomotores.

Por el momento, estos son los pocos detalles que se conocen del ensayo, ya que la información llega con cuenta gotas. Tan sólo se llevará a cabo con 10 pacientes que presentarán una serie de características similares: lesión medular grave, ausencia total o parcial de actividad en el sistema locomotor o sensorial y la posibilidad de poder ser tratados entre los 7 y 14 días siguientes a los daños.

Pese a que no se conoce ningún dato personal del paciente pionero, si se ha dado a conocer parte de su diagnóstico: lesión medular aguda con parálisis parcial de su cuerpo.

Según ha revelado fuentes de Geron Corporate, el paciente se encuentra ingresado en el hospital privado Shepherd Center de Atlanta (Georgia), especializado en investigación y rehabilitación de personas con lesiones medulares y cerebrales.

La polémica de la “madre de todas las células”

Desde un principio, el ensayo de la compañía biofarmacéutica ha estado sujeto a problemas de índole ético derivados del uso de células madre embrionarias, sino también por el halo de dudas que plantea para muchos el uso de esta técnica.

No obstante, el ensayo cuenta con el beneplácito de las autoridades sanitarias estadounidenses, dejando de lado las voces de los detractores de este tipo de técnicas. Una actitud respetable, como todas, pero que no es más que una traba para el desarrollo de una sociedad con libertad de elección, dejando de lado las prohibiciones que no llevan a nada.

De momento, médicos, pacientes y medios de comunicación deberemos esperar cautos para conocer los resultados del ensayo. Sin embargo, esta noticia puede abrir un hilo de esperanza para muchos. Un sentimiento habitual en los seres humanos cuando las cosas no van demasiado bien, la fe de que las cosas pueden mejorar. Y es que en muchas ocasiones, ¿qué haríamos sin ella?

La eficacia americana vs. la decadencia a la francesa

Tuesday, June 29th, 2010

El pasado lunes 21 de junio el  Tribunal Supremo de EEUU tomaba una decisión importante en relación a la alfalfa Roundup Ready, comercializada por la empresa Monsanto, al considerar que la decisión de un tribunal de inferior rango que en mayo de 2007  suspendió su cultivo por denuncias de agricultores ecológicos fue demasiado lejos.

La alfalfa Roundup Ready había superado en 2005 los pertinentes estudios realizados por la FDA, USDA y EPA, los organismos americanos encargados de regular las características agronómicas (USDA), la seguridad sanitaria (FDA) y el impacto ambiental (EPA) de toda semilla transgénica.

Se trata de una sentencia importante, ya que es la primera vez que el Tribunal Supremo de Estados Unidos emite un dictamen sobre un cultivo modificado genéticamente y sobre su proceso de aprobación y puede sentar jurisprudencia en relación a otros cultivos, como la remolacha, sobre los que penden también denuncias por parte de grupos ambientalistas.

El juez Samuel Alito ha considerado que el tribunal que encargó un nuevo estudio de impacto ambiental ante la denuncia de los agricultores ecológicos hizo bien, pero que fue demasiado lejos al contradecir a las instituciones reguladoras americanas y suspender el cultivo. Será la APHIS (Animal Plant Health Inspection Service), perteneciente la USDA, la encargada de desarrollar la medidas necesarias para regular este cultivo y permitir a los agricultores americanos volver a sembrar alfalfa, algo que Monsanto espera que se produzca el próximo otoño.  

Mientras la eficacia americana sigue machaconamente su curso, Francia, sigue también su camino errante embarullando aún más su propia legislación. El Alto Consejo Biotecnológico, emitirá en breve su dictamen sobre más decretos relacionados con el cultivo de OMGs. El país galo tuvo en sus manos, con el apoyo de los productores de maíz, un importante colectivo, convertirse en la locomotora biotec de Europa y prefirió bajarse a las barricadas anti-transgénicas, rememorando su mayo del 68. Quizás  ya no puedan salir de ellas el día que decidan que ha llegado el momento de dar un paso adelante.

Un buen amigo mío, técnico de la Asociación Francesa de Productores de Maíz (AGPM), me dijo hace ya algunos años que “vivía en un país en decadencia”. El revuelo montado en Francia por su eliminación en la primera fase del Mundial de Fútbol podría ser la “punta deportiva” del iceberg en el que ha encallado. Y por supuesto calará más en la población que ese otro iceberg  con el que ya chocó hace tiempo, su dejadez ante la innovación científica, como vienen  denunciando por largo tiempo sus propios investigadores.   Y mientras ellos se recrean en su ”grandeur” pasada… que inventen otros.

Descarga la nota de prensa sobre la alfalfa “Roundup Ready” de Monsanto