Cultura Biotec

|

El blog (no solo) biotecnológico de Elena F. Guiral

Archive for the ‘Bio perfiles’ Category

Mi hermano bloguero (JM Mulet) publica su “Los productos naturales ¡vaya timo!”

Wednesday, June 22nd, 2011

Elena F. Guiral

¿Amistad o exclusiva? Al final, no sin sacrificio por mi parte, la balanza se inclinó finalmente por el lado de la amistad y aunque en Cultura Biotec llevábamos meses pendientes de la publicación del nuevo libro de JM Mulet*, yo le había prometido no escribir la reseña sin haber leído antes el libro… que finalmente recibimos ayer.

Tal y como esperaba Los productos naturales ¡vaya timo! ni defrauda ni deja indiferente. Y además es muy, muy divertido. Para hacer un repaso tan completo, tan accesible y además tan bien argumentado a los mitos que rodean a los productos naturales hay que ser un gran profesional, un gran científico. Y un gran divulgador.

Porque el libro no sólo se detiene, aunque dedica gran parte de su contenido, en la agricultura y los productos ecológicos, sino que hace un completo repaso a todos los ámbitos que rodean nuestra vida cotidiana, desde nuestra salud a la casa en la que habitamos. Aunque yo me centraré en aquella parte relacionada con los productos ecológicos y las plantas transgénicos, con la que me siento más vinculada.

En el primer capítulo del libro JM Mulet disecciona de forma implacable los pilares capitales en los que se basa la agricultura y la producción ecológica, comenzando por poner en entredicho hasta su propia definición: “La agricultura altera el equilibrio ecológico de forma irreversible […]. La única forma de que en un terreno suceda algo ecológico es no interferir en él. Por tanto, la agricultura nunca puede ser ecológica”.

Acto seguido hace un repaso de los riesgos sanitarios que asumen los consumidores de productos ecológicos. Entre ellos el uso de cobre como fitosanitario en árboles frutales, activación de moléculas tóxicas carcinogénicas en plantas no tratadas con fitosanitarios de síntesis, y mayor índice de micotoxinas encontrado por la mayor acumulación de hongos y bacterias patógenas. Por supuesto sin olvidar los riesgos de aparición de la cepa más virulenta de E. Coli 0157:H, en cultivos abonados con estiércol de origen animal, tan de actualidad en las pasadas semanas. 

Por último el autor finaliza el apartado con una pregunta y una reflexión: ¿Por qué los ciudadanos tienen que pagar de sus bolsillos un tipo de agricultura protegida por las administraciones públicas a la que después sólo tienen acceso los más privilegiados? Y que además es menos productiva,  por lo que perjudica a los más desfavorecidos Como concluye el autor, “la alimentación ecológica no es más sana, ni es mejor para el medio ambiente ni está más buena. Sólo es más pija”. Una curiosa paradoja sobre la que yo también reflexioné en su día.

El capítulo sobre transgénicos, qué logrado el título de La amenaza fantasma, resulta igualmente interesante. Por poner un pequeñísimo pero, ya que soy veterana en estas lides, yo hubiera profundizado algo más en la seguridad y los procesos citando los informes de la Organización Mundial de la Salud, que es realmente lo que preocupa al consumidor. Y hubiera ofrecido algo más de información en positivo: cifras de productividad, el aplastante porcentaje de agricultores indios que a día de hoy cultivan algodón Bt…

(more…)

¡Feliz 10º cumpleaños, lista Biotec!

Monday, November 8th, 2010

 Era marzo de 2000. Estrenábamos año, década, siglo y milenio. Estrenábamos fundación (Antama) y el sector también estrenaba patronal (Asebio).  Eran tiempos complejos y convulsos. Pero también llenos de ilusión y nuevos proyectos.

Recuerdo que Esteban Alcalde, mi jefe por aquel entonces, me comentó un día por teléfono: “Acabo de crear una lista de distribución de correo electrónico patrocinada por la Red Iris del CSIC. Procura actualizarla con noticias de interés para que la gente se anime a participar”.  Acababa de nacer la lista Biotec.

Muchas veces las ideas más simples son las más geniales. Una lista de intercambio de correos electrónicos. Sin más. Pero no es algo sin más cuando ese foro consigue reunir de forma virtual a la élite del sector: científicos, agricultores, compañías productoras, administración pública, periodistas… y seguro que me dejo a alguien en el tintero. Hoy casi 300 colisteros componen Biotec. Quizás no sean todos los que tienen que estar, pero no falta nadie de los imprescindibles en el sector biotecnológico español. O al menos eso intuyo, porque sólo hay una persona que sabe quién es quién en esta lista voluntariamente anónima para el que no quiera participar de forma activa en ella… Su administrador.

En Biotec se comparten las últimas novedades, las noticias más interesantes, las explicaciones científicas más complejas. Pero también opiniones políticas, éticas, económicas… Las citas clave para el mundillo, los artículos de los medios más relevantes. Este foro pionero, anterior a la eclosión de las redes sociales, reúne lo mejor de ellas, a excepción de la imposibilidad de enviar archivos adjuntos. Pero quizás sea precisamente éste uno de sus encantos que siempre obliga a estimular la imaginación. ¿Qué mejores titulares se podrían encontrar hoy en Twitter que las píldoras, ácidamente divertidas, de nuestro colistero más popular, Josep Catalá?

Pero Biotec no es tan sólo un foro de debate sobre un tema tan complejo como apasionante. Aquí también se intercambian sentimientos y emociones. Se comparten penas y descubrimientos. Injusticias y aciertos. Se tiene la sensación de participar en una misma aventura: el desarrollo de una tecnología lastrada por decenas de prejuicios e incomprensiones y que se ve obligada a avanzar muy muy lentamente en terrenos pantanosos.

Por ello me gustaría concluir este informal homenaje que he querido hacer al décimo cumpleaños de Biotec con una frase que me dijo Esteban Alcalde, hace ya algún tiempo: “Los que como tú y como yo comenzamos a seguir de cerca el desarrollo de la biotecnología en España hace una década, hemos tenido la oportunidad de vivir algo extraordinario que no creo que vuelva a repetirse”. Este camino hoy no podría entenderse sin nuestra lista, que lleva más de diez años ocupando un importante lugar de honor en… nuestro Outlook.  

¿Quieres saber qué es la lista  Biotec? ¡Únete a nosotros!

Cristina Garmendia, la magnolia de acero de ZP

Friday, September 24th, 2010

Corren rumores en los mentideros políticos de que Zapatero quiere hacer desaparecer  de un plumazo el Ministerio de Ciencia e Innovación, liderado por Cristina Garmendia, con el objetivo de ahorrar costes. Un ejercicio visible, visiblemente erróneo y absurdo, de dar un mensaje de austeridad a una opinión pública lastrada por el desempleo y aún noqueada por subidas de impuestos y congelaciones varias.

Quién sabe si los rumores de su deseo de volver a la empresa privada, recogidos por ABC hace unos días, partieron  precisamente de las filas socialistas. El caso es que ella ya se ha encargado de dejar claro que tiene intención de seguir como Ministra a pesar de enfrentarse a un nuevo recorte  en I+D para 2011. El presupuesto total  ronda los 4.700 millones de euros y supone un  descenso del 10% respecto a la inversión del año pasado, que ya acumulaba un recorte del 15% respecto  a las estimaciones para el año 2009. 

De este modo Cristina Garmendia  se queda en primera línea de fuego, tratando de salvar lo máximo posible del proyecto que le llevó a ocupar la cartera ministerial en 2008 y que no renuncia a abandonar a pesar de ser testigo de  cómo sus atribuciones y presupuestos iban menguando año tras año. Me consta por personas cercanas a ella que su paso por el Micinn no ha sido un taconeo entre algodones precisamente.

Mientras tanto el Gobierno de Zapatero dice amén como un tierno infante cuando Obama y Ángela Merkel le echan la bronca por haberse gastado demasiado dinero en chuches. Pero  no sigue la estela de ambos líderes internacionales a la hora de apostar por la innovación científica como llave para salir de esta crisis que cada día se cobra nuevas bajas. Ni potencia emergente ni país consolidado, sino todo lo contrario. Así, nos quedamos como una patera en medio de la nada en materia científica. Tapando agujeros para que no se nos hunda la barca mientras nuestros jóvenes investigadores o subsisten o emigran.

Pero ella sigue firme, aunque dolorida, peleando en su batalla por convertir a España en una potencia científica comunitaria. Así lo demostró ayer en el Congreso de los Diputados, donde defendió su gestión de forma más contundente que nunca. En eso la Ministra de Ciencia e Innovación y yo tenemos algo en común: somos de las que, cuando creamos y creemos en un sueño, nos quedamos a luchar por él hasta el final.

 

El infatigable “gentleman” Biotec

Wednesday, June 9th, 2010

Infatigable. Si tuviera que elegir un adjetivo de las decenas que podrían describir a Jaime Costa, algo que no es fácil, me quedo con infatigable. Podría serlo serlo también culto, correcto, elegante, educado, metódico… Pero me quedo con infatigable. Sólo éste puede ser el secreto de que siga manteniendo esa ilusión y energía que sorprenden a propios y extraños después de llevar más de tres décadas estrechamente vinculado a la agricultura española.

Primero contribuyó al desarrollo del herbicida Roundup Ready,  verdadera seña de identidad de Monsanto, la empresa a la que ha dedicado prácticamente toda su carrera profesional. También la agricultura de conservación es una de sus debilidades. Pero desde mediados de los años noventa abandera principalmente la lucha por derribar los prejuicios que rodean a la biotecnología agroalimentaria, una tarea en la que jamás he visto flaquear su fe en que la razón se impondrá sobre la sinrazón. Por algo tiene alma de ilustrado del XVIII.

Doctor Ingeniero Agrónomo por la Universidad Politécnica de Madrid en 1977 y Ph.D. por la Oregon State University en 1985, su trayectoria profesional resulta impresionante. Seguramente sea éste el motivo por el que hace unas semanas fue nombrado merecidamente Colegiado de Honor por el Colegio de Agrónomos de Centro y Canarias.

Pero a mí me gustaría quedarme con los pequeños detalles, que son los que hacen grandes a las personas. Jaime ha llevado su razón y sus razones pro biotecnología por todos los foros y rincones de España. Una televisión nacional, un periódico de provincias, unas jornadas en cualquier lugar remoto. Jamás declinaba una invitación si podía encajarla en su agenda.

Infatigable. Sólo así se explica que jamás dejara de contestar a las, y calculo que me quedo corta, alrededor de 3.000 consultas que le hice día tras día, año tras año, en mi etapa como Directora de Comunicación de Fundación Antama, de la que es patrono y fundador. Un proyecto hoy consolidado que no soy capaz de imaginarme sin él.

Me resisto a pensar que esta distinción suponga un broche de ningún tipo, porque a Jaime Costa todavía le queda mucho por contarnos. Mucho por hacer. Yo sólo sé que “de mayor quiero ser como él”. Imposible alcanzarle en conocimientos. Confío hacerlo en “infatigabilidad”.